jueves, 28 de agosto de 2008

El bug criptográfico de Debian es aprovechado por atacantes.

US-CERT está advirtiendo a los administradores de que, posiblemente, el famoso problema en la generación de números aleatorios que sufrió OpenSSL para Debian el pasado mes de mayo, está siendo aprovechado (probablemente de forma automática) para instalar rootkits en servidores Linux vulnerables. En mayo la criptografía sufrió un grave revés. Se descubrió que el generador de números aleatorios del paquete OpenSSL de Debian era predecible. Las claves generadas con él en los últimos dos años ya no eran fiables o verdaderamente seguras. A efectos prácticos, se podría deducir la clave privada a partir de la pública de los usuarios, con lo que la criptografía asimétrica dejaba de ser fiable para la autenticación y para la confidencialidad. Pronto se generó todo el espacio posible de claves vulnerables (públicas y privadas) y se desarrollaron exploits específicos para poder acceder a sistemas SSH protegidos con criptografía pública. Los administradores que controlan sus sistemas a través de SSH se suelen autenticar a través de su clave privada (el servidor de SSH almacena la pública correspondiente). Esta es una alternativa a la autenticación a través de la clásica contraseña simétrica. Si la pareja de claves ha sido generada con el OpenSSL vulnerable, se puede hacer un ataque de fuerza bruta sobre un espacio de claves muy pequeño, algo que tarda unos 20 minutos con un ordenador de hoy día. Los que hayan protegido el uso de las claves con contraseña, están en principio a salvo. Aunque el US-CERT no habla de este problema en concreto, probablemente es el que está siendo aprovechado para llevar a cabo estos ataques durante estos días. Los atacantes están intentando acceder a servidores con SSH activo, protegido por criptografía pública y claves privadas vulnerables. Con esto consiguen acceso de forma fácil al sistema. Si el kernel no está actualizado, utilizan algún exploit para conseguir acceso local como root (existen decenas) y una vez dentro, instalan el rootkit Phalanx2 que les permite (entre otras cosas) obtener otras claves SSH para acceder a otros sistemas. En el apartado de más información se ofrece información sobre cómo detectar el rootkit.Como advertíamos en mayo, el problema criptográfico del paquete OpenSSL de Debian traerá de cabeza a los administradores durante mucho tiempo. Fueron casi dos años de generación de claves vulnerables en cientos de miles de máquinas, y pasará mucho tiempo hasta que todos los administradores parcheen sus sistemas y sobre todo, vuelvan a generar sus claves públicas y privadas con un sistema actualizado.

Fuente:

http://www.hispasec.com/unaaldia/3594