miércoles, 12 de marzo de 2008

Software Inquisidor (Legal) aprieta en Santa Fé...

Según se puede ver en algunos medios de prensa la gente de Software Legal comenzará una campaña de certificación de las empresas en la provincia de Santa Fe para que las mismas puedan obtener un papelillo que les diga que tienen todo en regla. Y, claro, están muy preocupados por la industria del software argentino, tanto que la mayor parte de las empresas que componen a la organización Software Legal, son empresas extranjeras como Microsoft o Symantec. Con esta campaña, que principalmente tiene el modus operandi de los vampiros (no pueden entrar si no los invitas) creo que es hora de hacer notar a la sociedad que el “pactar” con esta gente no es la única manera de estar 100% legal. Con Software Libre se puede estar 100% legal y sin tener que pagar licencias. Se podría hablar mucho sobre los métodos empleados por esta organización, así como la terminología utilizada donde comparan el uso de un software sin el pago de las mismas con delitos del derecho marítimo como la piratería. Pero me parece más productivo hablar sobre las posibilidades que brinda el Software Libre para poder estar legal al 100% y no tener que dejarse asustar por métodos cuasi extorsivos .
A diferencia del software con licencias de uso privativas y que requieren del pago, el software con licencias libres no lo requiere específicamente y la mayoría puede ser obtenido desde internet sin necesidad de pago alguno. Cuando se paga por software libre, se hace sobre el servicio. Uno al contar con software libre puede tranquilamente distribuirlo, copiarlo, modificarlo y usarlo para cualquier propósito. Y esas son las principales ventajas. Por más que pague por la copia de Windows, no podrá distribuirla o copiarla. Es decir, tendrá que pagar por cada una de las máquinas que necesita instalar, no podrá usarlo para lo que quiera y por supuesto, no podrá modificarlo aun si pudiera. Principalmente, no tiene como, ya que no tiene la receta de como está hecho. Y aun si pudiera, le caería seguramente otra acusación por violar la propiedad de ellos. Recuerde, usted paga por una licencia de uso, no por el programa. El mismo, nunca es suyo. Pero con Software Libre, si usted tuviera que pagar, ya sea por una implementación que hará un tercero o bien por el servicio de empaquetado al comprar a una empresa de distribuciones, usted dispondrá de todas las libertades antes mencionadas.