miércoles, 16 de abril de 2008

Usabilidad en la Arquitectura de la Información.

El término usabilidad, aunque su origen sea latino, en el contexto que se utiliza deriva directamente del inglés usability. Si bien los filólogos hispánicos coinciden en afirmar que el término puede ser creado en la lengua castellana, su aceptación no es clara. En castellano significa capacitado de uso, es decir, la característica que distingue a los objetos diseñados por su utilización de los que no. En cambio, en inglés, se refiere a la facilidad o nivel de uso, es decir, el grado en el que el diseño de un objeto facilita o dificulta su uso. A partir de ahora definiremos el término usabilidad basándonos en la segunda acepción. La usabilidad universal es la característica de un sistema que pretende ser utilizado por:
  • un tipo o tipos específicos de usuario/s,
  • la tarea o tareas que para las cuales el sistema se ha hecho
  • el contexto en el que se da la interacción.
Jackob Nielsen definió Usabilidad como el atributo de calidad que mide lo fáciles que son de usar las interfaces Web. El grado de usabilidad de un sistema es, por su parte, una medida empírica y relativa de la usabilidad del mismo.
  • Empírica porque no se basa en opiniones o sensaciones sino en pruebas (del inglés tests) de usabilidad, realizadas en laboratorio u observadas mediante trabajo de campo.
  • Relativa porque el resultado no es ni bueno ni malo, sino que depende de las metas planteadas (por lo menos el 80% de los usuarios de un determinado grupo o tipo definido deben poder instalar con éxito el producto X en N minutos sin más ayuda que la guía rápida) o de una comparación con otros sistemas similares.
La Organización Internacional para la Estandarización (ISO) ofrece dos definiciones de usabilidad:

  1. ISO/IEC 9126: La usabilidad se refiere a la capacidad de un software de ser comprendido, aprendido, usado y ser atractivo para el usuario, en condiciones específicas de uso.
  2. ISO/IEC 9241: Usabilidad es la eficiencia y satisfacción con la que un producto permite alcanzar objetivos específicos a usuarios específicos en un contexto de uso específico.
Jakob Nielsen, considerado el padre de la Usabilidad, la definió como el atributo de calidad que mide lo fáciles de usar que son las interfaces web. Es decir un sitio web usable es aquél en el que los usuarios pueden interactuar de la forma más fácil, cómoda, segura e inteligentemente posible. No sólo la tecnología y el aspecto gráfico son factores determinantes para hacer un sitio web llamativo. Es importante que cumpla con las siguientes características:
  • Entendible
  • Novedoso
  • Comprensible
  • Inteligente
  • Atractivo
Es decir la finalidad, en este caso de un sitio web, es lograr que el usuario encuentre lo que busca en el menor tiempo posible. La Usabilidad de un sitio web está determinada por sus contenidos, entre más cercanos estén al usuario, mejor es la navegación por el mismo y más acertada será la experiencia al enfrentarse a la pantalla. Lógicamente es imposible crear un sitio web ciento por ciento perfecto y en óptimas condiciones, pues no se puede agradar al mismo tiempo a millones de usuarios, sin embargo, los diseñadores y creadores deben tratar de mostrar todos los elementos de una manera clara y concisa, evitando el menor número posible de clics y de scroll. En ocasiones los cibernautas se enfrentan a sitios web de altísima calidad y contenido, pero que presentan dificultades en su contenido. Por ejemplo, que los menús son de difícil ubicación, o que la herramienta de búsqueda no aparece en un lugar visible.